El método científico

3.- EL MÉTODO CIENTÍFICO

La forma de proceder que los científicos tienen para desarrollar su trabajo es lo que llamamos método científico. No se trata de un sistema rígido, pero se pueden distinguir una serie de etapas clave en el mismo: Observación, documentación, formulación de hipótesis, experimentación, extracción de conclusiones, y comunicación de resultados.

3.1.- Observación

Desde el punto de vista científico, observar no es mirar. La observación consirte en examinar atentamente los fenómenos que se dan en la naturaleza y que pueden ser percibidos por los sentidos con el fin de explicar el porqué de los mismos; al observar nos planteamos un problema.

3.2.- Documentación

La resolución del problema que se nos plantea con la observación de un fenómeno natural requiere la búsqueda de información sobre el tema en cuestión. Esta búsqueda se realiza a través de revistas especializadas con el fin de acotar el trabajo a realizar, es decir, determinar cuál es el punto de partida para la explicación del fenómeno estudiado, así como para determinar cuáles son las mejores herramientas para su desarrollo.

3.3.- Formulación de hipótesis

Una hipótesis es una explicación provisional del fenómeno observado. Ésta puede ser correcta o no.

Por ejemplo, cuando vemos como un globo cerrado, metido en una campana de vacío, aumente ligeramente su tamaño cuando disminuimos la presión, mientras que al abrir la válvula y vuelve a aumentar la presión el tamaño del globo disminuye, podríamos emitir como hipótesis:

"El volumen de un gas encerrado en un recipiente disminuye con el aumento de la presión y aumenta cuando la presión disminuye."

3.4.- Experimentación

La experimentación es la fase en la que vamos a repetir la observación del fenómeno bajo condiciones controladas para comprobar si la hipótesis propuesta es correcta o incorrecta.

Para ello debemos diseñar una experiencia en la que podemos controlar determinadas magnitudes para determinar lo que ocurre con otras. Hablamos de variables independientes, las que nosotros fijamos, y variables dependientes, las que medimos a posteriori para determinar su dependencia con las que nosotros hemos fijado.

En el caso expuesto en el punto anterior, podemos utilizar un recipiente de volumen variable con graduación, de forma que podamos leer el volumen ocupado por el gas para determinados valores de presión que nosotros hayamos fijado.

En toda experimentación se debe hacer una recogida de datos. La forma adecuada de organizar estos datos es en una tabla, ya que éstas nos ayudan a ver con más facilidad la relación entre una magnitudes y otras.

3.5.- Análisis de resultados. Leyes y Teorías.

Los datos obtenidos en la fase de experimentación deben ser analizados para determinar si la hipótesis es buena o no. En caso negativo, debemos desechar la hipótesis previa y plantear una nueva.

Si los resultados confirma la hipótesis planteada, entonces debemos trata de obtener la ley matemática que nos permita hacer predicciones sobre el fenómeno estudiado.

Para ello, utilizamos representaciones gráficas que nos van a permitir extraer expresiones matemáticas en las que se relacionan las variables dependientes con las independientes.

Los tipos de representación gráfica que vamos a estudiar son:

- Línea recta: nos muestra una dependencia directa entre la variable dependiente y la independiente.

- Parábola: La variable dependiente es directamente proporcional al cuadrado de la variable independiente.

- Hipérbola: Es la curva correspondiente al caso en el que la variable dependiente es inversamente proporcional a la independiente.

Del análisis de resultados, una vez confirmada la hipótesis, podemos enunciar una ley física o química. Podemos definir una ley como una hipótesis confirmada.

En ocasiones, un conjunto de leyes constituyen una teoría con la que vamos a poder explicar una serie de observaciones interrelacionadas entre sí.

De igual forma, hay veces en que una teoría es muy extensa, pudiendo simplificar determinados aspectos para elaborar un modelo que nos permita explicar determinados fenómenos con relativa aproximación.

Antes de terminar con este punto, no debemos olvidar que toda ley o teoría científica es válida siempre y cuando no se demuestre lo contrario, lo que pone de manifiesto que pueden ser modificadas o rechazadas por observaciones posteriores.

3.6.- Comunicación de resultados

El trabajo científico no tiene ningún sentido si se deja archivado en un cajón. Por ello es importante que se de a conocer al resto de la comunidad científica para que pueda utilizarlo en posteriores desarrollos.

El método más común de comunicación entre la comunidad científica es el de los artículos en revistas científicas especializadas, pero existen otros como la participación en congresos científicos o la elaboración de libros.

Última modificación: miércoles, 3 de diciembre de 2014, 19:38